soledad2
 

Baluarte de la Soledad

El por qué de su importancia

Es una construcción de fines del siglo XVII, que por su superficie es considerada la más grande de las ocho que se construyeron para unir el recinto amurallado de la villa de San Francisco de Campeche. Actualmente representa el principal museo de escultura maya de Campeche.

Cómo llegar
Se localiza sobre la calle 8 s/n entre 57 y 59, en contraesquina del Parque Principal, en el centro histórico de la ciudad.

Historia
El Baluarte de Nuestra Señora de la Soledad, apelativo original de la fortaleza, fue el tercero en construirse, entre 1690 y 1692. Recibe su nombre en honor de la Virgen de la Soledad, patrona de los marinos, y por haberse levantado a la orilla del mar. Su superficie abarca dos mil 344.18 metros cuadrados, convirtiéndolo en el más grande de los ocho construidos.

Esta construcción comunicaba con dos baluartes: San Carlos y Santiago; sin embargo, gracias a la fortificación de la villa cesaron los ataques de piratas, por lo que este baluarte fue usado como bodega de la Aduana, y más adelante, de las tropas federales y el gobierno estatal, durante el movimiento revolucionario.

En 1929 se hace cargo de su administración la Secretaría de Guerra, quien lo destina como habitación de los familiares de algunos oficiales, convirtiéndose así en una vecindad.

Para 1937 el gobierno federal y estatal inicia los trabajos de rescate y restauración de este inmueble, el cual se encontraba bastante deteriorado. Una vez restaurado, es habilitado como museo en 1958, para lo cual es retirada la colección que integraba la exposición del ex templo de San José para conformar el nuevo museo en el Baluarte de la Soledad, con piezas mayas y de la época colonial. Cabe señalar que también se acondicionó un área para las oficinas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) mismas que permanecieron hasta 1995, cuando fueron trasladadas a la casa de Teniente del Rey.

En 1975, la exposición permanente fue remodelada, convirtiéndose así en un museo de historia colonial. Ese mismo año se colocaron varios monolitos mayas en una sala dedicada al investigador campechano Román Piña Chan, así como esculturas mayas en los arcos que soportan la rampa de acceso a la azotea. En 1992 fueron abiertas al público las últimas tres salas con que cuenta actualmente el museo, dedicadas a otros estudiosos campechanos: Nazario Quintana Bello, Santiago Pacheco Cruz y Ponciano Salazar Ortegón.

A partir de esta fecha, la colección museográfica se ha ido especializando hasta convertirse en lo que hoy conocemos como Museo de Escultura Maya, el cual esta integrado por monolitos labrados en piedra, jambas, dinteles, sillares, altares, etc. Provenientes de diversas zonas arqueológicas del Estado.

Descripción
Su planta es de forma pentagonal irregular y consta de dos niveles. La planta baja se conforma de seis habitaciones abovedadas, de las cuales, cuatro son salas de exposición, una de sanitarios y la última es utilizada para trabajos de restauración. Antiguamente, estas áreas sirvieron como habitaciones del personal de guardia, como bodega para el almacenamiento de armas y pólvora y como capilla.

El acceso a la planta alta es a través de una rampa de mampostería, en dos planos, que descansa en su lado mayor sobre tres arcos. Esta área conocida como terraplén, está rodeada de almenas y troneras, y en sus vértices se hallan garitones.

La gola del baluarte se cerraba originalmente con la prolongación de la muralla que venía del Baluarte de Santiago. Hoy, en su lugar vemos una simple reja que cierra su patio.