Deportes

CONFIRMAN JUEGOS DEL TRI EN MONTERREY Y QUERÉTARO

La Selección Nacional de México jugará en Monterrey, en el Estadio Universitario, y en Querétaro en “La Corregidora” en la próxima fecha FIFA, donde dos de las mejores aficiones en nuestro balompié volverán a recibir al equipo de todos.

El Estadio Universitario vibrará con la Selección Nacional de México el 11 de octubre, cuando se midan ante uno de sus más acérrimos rivales de nuestra zona futbolística, la Selección Nacional de Costa Rica.

La Selección Nacional de México regresa a un inmueble en donde se han vivido grandes momentos y juegos que se han quedado para siempre en la memoria de los aficionados, siendo el más importante aquel de la Copa del Mundo de 1986 ante los alemanes, a la postre subcampeones mundiales.

El otro partido de la Fecha FIFA de octubre será cinco días después, el 16, cuando el Tricolor se mida en la grama de “La Corregidora” de Querétaro al bicampeón de América, el combinado chileno.

El inmueble que ha sido mundialista y ha albergado a selecciones como Alemania, Uruguay, Escocia, España y Dinamarca, recibirá de nueva cuenta a México, siendo este el quinto cotejo que los tricolores disputarán en territorio queretano desde 1985 que este coloso fue inaugurado.

Por otro lado, Ricardo Ferretti, estratega nacional, dio su punto de vista sobre el cotejo del martes por la noche, donde habló del resultado, del funcionamiento de los jóvenes futbolistas en los dos partidos y lo que viene para el conjunto mexicano.

“Todos esperamos un mejor resultado, haber perdido no es nada agradable pero yo creo que debemos de separar las cosas, hasta la expulsión era un buen partido de los dos, con una tendencia hacía nosotros, si no me falla la memoria la primera llegada que ellos tienen es la del gol, entonces, hasta la expulsión es una cosa y después de la expulsión es otra”.

El estratega aceptó que el descontrol después de una expulsión es una situación normal, mismo calificativo que le puso a la jugada en donde Diego Lainez y el central de los estadounidenses se vieron inmersos, poco antes de la anotación local: