Internacional

DESMANTELAN CAMPAMENTO PARA NIÑOS MIGRANTES EN EU

Construida velozmente durante el verano para albergar a los niños migrantes, se convirtió en un símbolo de la política de la administración Trump de separar a los niños migrantes de sus familias. Ahora, hay camiones que transporta madera, inodoros y oficinas portátiles saliendo de las instalaciones, y los trabajadores utilizan plataformas hidráulicas para desmantelar las enormes tiendas de campaña.

A causa de la presión ejercida por los legisladores y la indignación pública, el BCFS, la organización sin fines de lucro que opera el campamento bajo contrato con el gobierno de los EE. UU., dijo en diciembre que ya no aceptaría más niños en las instalaciones, y el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) confirmó que el campamento cerraría.

Hasta la noche del lunes, aún había 850 niños en el campamento, le dijo la portavoz del HHS, Evelyn Stauffer, a VICE News; sin embargo, su momento de máxima ocupación fue en diciembre con 2,800 niños. Actualmente, todos los días han estado saliendo camionetas operadas por el BCFS que transportan a docenas de niños al Aeropuerto Internacional de El Paso.

Hasta la semana pasada, el campamento albergó a 1,500 menores sin ningún acompañante, lo que significa que ha liberado a más de la mitad de su población en los últimos cinco días. “Nuestro objetivo es cerrar Tornillo con la mayor rapidez pero también la mayor seguridad posible para los niños”, le dijo el portavoz del Departamento de Salud y Servicios Humanos, Mark Weber, a VICE News el viernes.

El HHS dice que está entregando a los niños tanto a sus tutores, los cuales por lo regular son miembros de su familia, como a refugios con instalaciones permanentes. La agencia no ha respondido sobre cuántos niños han sido entregados a sus tutores y cuántos a refugios.

El HHS no ha anunciado la fecha de cierre final para el campamento, pero si el ritmo actual de desmantelamiento continúa, Tornillo podría no tener ni un solo niño para la próxima semana.