Internacional

Florida emite alerta tras caso de Naegleria fowleri, la ameba “come cerebros”

El Departamento de Salud de Florida informó el viernes que una persona en el condado de Hillsborough contrajo Naegleria fowleri, conocida como la ameba “comecerebros”.

Las autoridades no aclararon en que lugar la persona infectada contrajo la enfermedad, ni cuál es el estado del paciente.

La Naegleria fowleri, habita en cuerpos de agua dulce templada y estancada como lagos y lagunas, en los sedimentos depositados en el fondo, donde suele encontrar alimento.

Cuando estos sedimentos se revuelven, la ameba se mueve en el agua y, como consecuencia, puede ser inhalada por alguien que esté nadando en los alrededores.

Una vez en la nariz, el microorganismo invade los nervios olfatorios y migra hacia el cerebro, donde se alimenta de las células nerviosas causando un peligroso trastorno llamado meningoencefalitis amebiana.

Aunque el agua dulce es la fuente más probable de infección de esta ameba, también ha habido casos en los que el parásito ha causado inflamación en personas que realizan lavados nasales con agua de grifo.

Entre los síntomas se encuentra fiebre, náuseas, vómito, dolor de cuello y de cabeza. Las autoridades estadounidenses indicaron que las personas que experimentan dichos síntomas deben buscar rápidamente asistencia médica, debido a que la enfermedad progresa rápidamente.

La mayoría de los pacientes que contraen la infección mueren en una semana.

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) desde 1962 han reportado en todo Estados Unidos 146 casos de meningoencefalitis amebina, de los cuales solo cuatro pacientes sobrevivieron.

Entre 2009 y 2018, solo se han reportado 34 infecciones. De estos casos, indican los CDC, 30 personas resultaron infectadas nadando en cuerpos de agua dulce, tres se contagiaron por irrigación nasal con agua del grifo contaminada y una persona con agua contaminada en un tobogán o resbaladilla de agua.

Los expertos afirman que es sumamente letal porque una vez que entra al organismo, el parásito provoca una rápida destrucción del tejido cerebral.

Comentarios de Facebook