Campeche Galería

GALERÍA: FIESTA TRICOLOR EN EL NELSON, ¡ENTRE LA BATUCADA Y CHARANGA!

Con un estadio casi a reventar, lleno de militantes y simpatizantes priístas, en medio de porras, gritos de apoyo, matracas, globos pero sobre todo con un gran ánimo, Alejandro Moreno Cárdenas rindió protesta como candidato de unidad a la gubernatura del Estado para el periodo 2015-2021.

alejandro-moreno-campeche-nelson-001

Eran las 18;06 horas cuando la Comisión Estatal de Procesos internos pidió a los más de 5 mil delegados electorales reunidos en el parque de beisbol “Nelson Barrera”, ocupar sus lugares. Faltaban sólo unos minutos para que Alejandro Moreno Cárdenas, recibiera la constancia que lo acreditaría como abanderado del tricolor en la contienda para elegir al próximo Gobernador del Estado.

alejandro-moreno-campeche-nelson-002

El registro de delegados comenzó a las tres de la tarde. Mesas perfectamente instaladas para su ingreso al área de juego, gafete en pecho que los identificara como tales. Nadie más podía pasar por cuestión de orden. Ya había largas filas esperando. Adentro, todo listo, sillas perfectamente instaladas en círculo y, al centro, el templete desde el que Moreno Cárdenas daría su primer discurso como candidato.

alejandro-moreno-campeche-nelson-003

Poco a poco comenzaron a llenarse, igual que en las gradas; un notorio contraste: abajo, delegados que caminaban orgullosos hasta llegar a su lugar, donde los abrazos y palmadas en la espalda eran el común denominador; arriba, militantes y simpatizantes con globos, matracas, batucada, que mostraban su entusiasmo a cada instante con gritos, porras y la tradicional “ola”.

alejandro-moreno-campeche-nelson-004

Abajo, una charanga que destacaba la presencia de militantes del Camino Real, algunos portando orgullosamente hermosos hipiles multicolores.

Todos querían que se escuchara su voz, que no podía apagar el fuerte sonido de las grandes bocinas instaladas en el campo para que todos escucharán con claridad el mensaje de su candidato, su compromiso con los campechanos de todos los rincones y sus palabras de agradecimiento por su respaldo. Era una franca competencia entre los diferentes contingentes de los diferentes municipios, como si quisieran dejar constancia de su entusiasmo pero también del orden con que se condujeron en el ingreso, su permanencia y su salida, más de una hora y media después.

alejandro-moreno-campeche-nelson-005

Primero lo primero, declaratoria del quórum legal con la asistencia de 5 mil 20 delegados electorales, de lo que se dio fe  notarial; después, la ratificación de los delegados a la candidatura de  Alejandro  Moreno Cárdenas, quien e 25 de enero del presente año presento su solicitud de registro correspondiente en la sede estatal de su partido.

alejandro-moreno-campeche-nelson-006

Unos minutos de receso para que la Comisión de Cortesía, integrada por la presidenta estatal del tricolor, Ana Graciela Crisanty Villarino a la cabeza y los representantes de los diferentes sectores y organización que lo conforman, recibieran al diputado federal Alejandro Moreno Cárdenas.

En el lugar ya se encontraba la crema y nata del priísmo campechano, como también el representante del CEN del PRI, Joaquín Hendricks Díaz, el gobernador Fernando Ortega Bernés, presidentes municipales, diputados locales, funcionarios estatales y federales, así como la esposa del hoy candidato al gobierno del Estado de Campeche, que sonriente había llegado al parque de beisbol.

alejandro-moreno-campeche-nelson-007

La espera fue corta. Alejandro Moreno Cárdenas hizo su arribo. Las porras y gritos de apoyo, aplausos y matracas no se  hicieron esperar. Sonriente, feliz, levantaba el brazo derecho correspondiendo a la calurosa bienvenida.

alejandro-moreno-campeche-nelson-008

Rápidamente se dirigió hasta el templete donde se encontraba la  Comisión Estatal de Procesos Internos. El reloj marcaba las 18:32 horas cuando Moreno Cárdenas recibió la constancia respectiva que levantó hacia los priistas en señal de triunfo.

Unos instantes después, lo que le tomó llegar al centro del diamante y subir a la plataforma redonda acompañado del representante del CEN del PRI, Joaquín Hendricks Díaz, quien le tomó la protesta de rigor.

Con voz firme, enérgica,  Alejandro Moreno Cárdenas protestó como candidato del Partido Revolucionario Institucional para representarlo en la próxima contienda electoral del 7 de junio.

Posteriormente, su primer discurso como abanderado priísta, en el que prevaleció el mensaje de unidad al interior de su partido, pero sobre todo, la firme intención de sumar a todos los campechanos y de responder con entrega a los retos que tiene nuestro estado; a trabajar para que todos los campechanos tengan mejores condiciones de vida y mayores y mejores oportunidades para hombres, mujeres, jóvenes, madres, campesinos, indígenas, empresarios, a todos sin excepción.

Al concluir su discurso, Moreno Cárdenas recibió una vez más, las muestras de apoyo de los militantes y delegados, el primero de ellos, el representante del CEN del PRI, seguido del fuerte abrazo del gobernador Fernando Ortega quien al oído le aseguró que sería el ganador de la contienda, para momentos después, responder a los cuestionamientos de los reporteros.

Poco a poco, el estadio fue quedando vacío. Atrás quedaba la música para hacer más ligera la espera, espera que no representó carga alguna para delegados, militantes y simpatizantes, que satisfechos regresaban a sus hogares, a su lugar de origen.

alejandro-moreno-campeche-nelson-228

alejandro-moreno-campeche-nelson-227

alejandro-moreno-campeche-nelson-226

alejandro-moreno-campeche-nelson-225

alejandro-moreno-campeche-nelson-224

alejandro-moreno-campeche-nelson-223

alejandro-moreno-campeche-nelson-222

alejandro-moreno-campeche-nelson-221

alejandro-moreno-campeche-nelson-220

alejandro-moreno-campeche-nelson-219

alejandro-moreno-campeche-nelson-218

alejandro-moreno-campeche-nelson-217

alejandro-moreno-campeche-nelson-216

alejandro-moreno-campeche-nelson-215

alejandro-moreno-campeche-nelson-214

alejandro-moreno-campeche-nelson-213

alejandro-moreno-campeche-nelson-212

alejandro-moreno-campeche-nelson-211

alejandro-moreno-campeche-nelson-210

alejandro-moreno-campeche-nelson-209

alejandro-moreno-campeche-nelson-208

alejandro-moreno-campeche-nelson-207

alejandro-moreno-campeche-nelson-206

alejandro-moreno-campeche-nelson-205

alejandro-moreno-campeche-nelson-204

alejandro-moreno-campeche-nelson-203

alejandro-moreno-campeche-nelson-202

alejandro-moreno-campeche-nelson-201

alejandro-moreno-campeche-nelson-200

alejandro-moreno-campeche-nelson-199

alejandro-moreno-campeche-nelson-198

alejandro-moreno-campeche-nelson-197

alejandro-moreno-campeche-nelson-196

alejandro-moreno-campeche-nelson-195

alejandro-moreno-campeche-nelson-194

alejandro-moreno-campeche-nelson-193

alejandro-moreno-campeche-nelson-192

alejandro-moreno-campeche-nelson-191

alejandro-moreno-campeche-nelson-190

alejandro-moreno-campeche-nelson-189

alejandro-moreno-campeche-nelson-188

alejandro-moreno-campeche-nelson-187

alejandro-moreno-campeche-nelson-186

alejandro-moreno-campeche-nelson-185

alejandro-moreno-campeche-nelson-184

alejandro-moreno-campeche-nelson-183

alejandro-moreno-campeche-nelson-182

alejandro-moreno-campeche-nelson-181

alejandro-moreno-campeche-nelson-180

alejandro-moreno-campeche-nelson-179

alejandro-moreno-campeche-nelson-178

alejandro-moreno-campeche-nelson-177

alejandro-moreno-campeche-nelson-176

alejandro-moreno-campeche-nelson-175

alejandro-moreno-campeche-nelson-174

alejandro-moreno-campeche-nelson-173

alejandro-moreno-campeche-nelson-172

alejandro-moreno-campeche-nelson-171

alejandro-moreno-campeche-nelson-170

alejandro-moreno-campeche-nelson-169

alejandro-moreno-campeche-nelson-168

alejandro-moreno-campeche-nelson-167

alejandro-moreno-campeche-nelson-166

alejandro-moreno-campeche-nelson-165

alejandro-moreno-campeche-nelson-164

alejandro-moreno-campeche-nelson-163

alejandro-moreno-campeche-nelson-162

alejandro-moreno-campeche-nelson-161

alejandro-moreno-campeche-nelson-160

alejandro-moreno-campeche-nelson-159

alejandro-moreno-campeche-nelson-158

alejandro-moreno-campeche-nelson-157

alejandro-moreno-campeche-nelson-156

alejandro-moreno-campeche-nelson-155

alejandro-moreno-campeche-nelson-154

alejandro-moreno-campeche-nelson-153

alejandro-moreno-campeche-nelson-152

alejandro-moreno-campeche-nelson-151

alejandro-moreno-campeche-nelson-150

alejandro-moreno-campeche-nelson-149

alejandro-moreno-campeche-nelson-148

alejandro-moreno-campeche-nelson-147

alejandro-moreno-campeche-nelson-146

alejandro-moreno-campeche-nelson-145

alejandro-moreno-campeche-nelson-144

alejandro-moreno-campeche-nelson-143

alejandro-moreno-campeche-nelson-142

alejandro-moreno-campeche-nelson-141

alejandro-moreno-campeche-nelson-140

alejandro-moreno-campeche-nelson-139

alejandro-moreno-campeche-nelson-138

alejandro-moreno-campeche-nelson-137

alejandro-moreno-campeche-nelson-136

alejandro-moreno-campeche-nelson-135

alejandro-moreno-campeche-nelson-134

alejandro-moreno-campeche-nelson-133

alejandro-moreno-campeche-nelson-132

alejandro-moreno-campeche-nelson-131

alejandro-moreno-campeche-nelson-130

alejandro-moreno-campeche-nelson-129

alejandro-moreno-campeche-nelson-128

alejandro-moreno-campeche-nelson-127

alejandro-moreno-campeche-nelson-126

alejandro-moreno-campeche-nelson-125

alejandro-moreno-campeche-nelson-124

alejandro-moreno-campeche-nelson-123

alejandro-moreno-campeche-nelson-122

alejandro-moreno-campeche-nelson-121

alejandro-moreno-campeche-nelson-120

alejandro-moreno-campeche-nelson-119

alejandro-moreno-campeche-nelson-118

alejandro-moreno-campeche-nelson-117

alejandro-moreno-campeche-nelson-116

alejandro-moreno-campeche-nelson-115

alejandro-moreno-campeche-nelson-114

alejandro-moreno-campeche-nelson-113

alejandro-moreno-campeche-nelson-112

alejandro-moreno-campeche-nelson-111

alejandro-moreno-campeche-nelson-110

alejandro-moreno-campeche-nelson-109

alejandro-moreno-campeche-nelson-108

alejandro-moreno-campeche-nelson-107

alejandro-moreno-campeche-nelson-106

alejandro-moreno-campeche-nelson-105

alejandro-moreno-campeche-nelson-104

alejandro-moreno-campeche-nelson-103

alejandro-moreno-campeche-nelson-102

alejandro-moreno-campeche-nelson-101

alejandro-moreno-campeche-nelson-100

alejandro-moreno-campeche-nelson-099

alejandro-moreno-campeche-nelson-098

alejandro-moreno-campeche-nelson-097

alejandro-moreno-campeche-nelson-096

alejandro-moreno-campeche-nelson-095

alejandro-moreno-campeche-nelson-094

alejandro-moreno-campeche-nelson-093

alejandro-moreno-campeche-nelson-092

alejandro-moreno-campeche-nelson-091

alejandro-moreno-campeche-nelson-090

alejandro-moreno-campeche-nelson-089

alejandro-moreno-campeche-nelson-088

alejandro-moreno-campeche-nelson-087

alejandro-moreno-campeche-nelson-086

alejandro-moreno-campeche-nelson-085

alejandro-moreno-campeche-nelson-084

alejandro-moreno-campeche-nelson-083

alejandro-moreno-campeche-nelson-082

alejandro-moreno-campeche-nelson-081

alejandro-moreno-campeche-nelson-080

alejandro-moreno-campeche-nelson-079

alejandro-moreno-campeche-nelson-078

alejandro-moreno-campeche-nelson-077

alejandro-moreno-campeche-nelson-076

alejandro-moreno-campeche-nelson-075

alejandro-moreno-campeche-nelson-074

alejandro-moreno-campeche-nelson-073

alejandro-moreno-campeche-nelson-072

alejandro-moreno-campeche-nelson-071

alejandro-moreno-campeche-nelson-070

alejandro-moreno-campeche-nelson-069

alejandro-moreno-campeche-nelson-068

alejandro-moreno-campeche-nelson-067

alejandro-moreno-campeche-nelson-065

alejandro-moreno-campeche-nelson-064

alejandro-moreno-campeche-nelson-063

alejandro-moreno-campeche-nelson-062

alejandro-moreno-campeche-nelson-061

alejandro-moreno-campeche-nelson-060

alejandro-moreno-campeche-nelson-059

alejandro-moreno-campeche-nelson-058

alejandro-moreno-campeche-nelson-057

alejandro-moreno-campeche-nelson-056

alejandro-moreno-campeche-nelson-055

alejandro-moreno-campeche-nelson-054

alejandro-moreno-campeche-nelson-053

alejandro-moreno-campeche-nelson-052

alejandro-moreno-campeche-nelson-051

alejandro-moreno-campeche-nelson-050

alejandro-moreno-campeche-nelson-049

alejandro-moreno-campeche-nelson-048

alejandro-moreno-campeche-nelson-047

alejandro-moreno-campeche-nelson-046

alejandro-moreno-campeche-nelson-045

alejandro-moreno-campeche-nelson-044

alejandro-moreno-campeche-nelson-043

alejandro-moreno-campeche-nelson-042

alejandro-moreno-campeche-nelson-041

alejandro-moreno-campeche-nelson-040

alejandro-moreno-campeche-nelson-039

alejandro-moreno-campeche-nelson-038

alejandro-moreno-campeche-nelson-037

alejandro-moreno-campeche-nelson-036

alejandro-moreno-campeche-nelson-035

alejandro-moreno-campeche-nelson-034

alejandro-moreno-campeche-nelson-066

alejandro-moreno-campeche-nelson-033

alejandro-moreno-campeche-nelson-032

alejandro-moreno-campeche-nelson-031

alejandro-moreno-campeche-nelson-030

alejandro-moreno-campeche-nelson-029

alejandro-moreno-campeche-nelson-028

alejandro-moreno-campeche-nelson-027

alejandro-moreno-campeche-nelson-026

alejandro-moreno-campeche-nelson-025

alejandro-moreno-campeche-nelson-024

alejandro-moreno-campeche-nelson-023

alejandro-moreno-campeche-nelson-022

alejandro-moreno-campeche-nelson-021

alejandro-moreno-campeche-nelson-020

alejandro-moreno-campeche-nelson-019

alejandro-moreno-campeche-nelson-018

alejandro-moreno-campeche-nelson-017

alejandro-moreno-campeche-nelson-016

alejandro-moreno-campeche-nelson-015

alejandro-moreno-campeche-nelson-014

alejandro-moreno-campeche-nelson-013

alejandro-moreno-campeche-nelson-012

alejandro-moreno-campeche-nelson-011

alejandro-moreno-campeche-nelson-010

alejandro-moreno-campeche-nelson-009

Comentarios de Facebook