Espectáculos

MIENTRAS GRABABA PELÍCULA DE TERROR ACTRIZ SUFRIÓ ACCIDENTE

Tras quedar desfigurada por un accidente durante el rodaje de la película ‘Ghosland’, dirigida por Pascal Laugier, la actriz, Taylor Hickson reconocida por su paso en la cinta ‘Deadpool ’, demandó a la productora, informó el diario Washington Post.

El accidente sucedió en diciembre del 2016, cuando Hickson debía atravesar una pantalla de cristal para una escena de acción. El personal de producción le dijo que era seguro, sin embargo terminó con más de 70 puntos en el rostro que la dejaron con secuelas de por vida.

Tras el accidente, la actriz ha demandado a la productora de la película, Incident Productions en Winnipeg, Manitoba, donde se filmó ‘Ghostland’.

Según los documentos de la demanda fue el director de la cinta quien instó a la joven a que empuje “con más fuerza el cristal con los puños” porque sí era “seguro”.

Al rodar la escena, dos veces, “el cristal estalló. La cabeza y la parte superior del cuerpo” de la joven “atravesaron el cristal”, e hizo que se cortase con los trozos. “Se cortó gravemente en la zona izquierda de su cara”.

“La dama de servicios de manualidades me sostuvo la cara con servilletas en sus manos… Pasó por tantas servilletas, había tanta sangre”, dijo Hickson al medio Deadline.

Desde el accidente, la joven actriz de 20 años ha sido sometida a tratamientos con láser y silicona, pero no ha podido borrar completamente las marcas y ha quedado con cicatrices permanentes.