Deportes

LEONEL BRITO VA POR SU 4º TÍTULO

Leonel Brito Colorado se ha convertido en un mánager triunfador que va por su tetracampeonato en la Liga Estatal Campechana de Béisbol, y lo podría lograr el próximo domingo cuando se reanude la serie final en Candelaria, donde sus Piratas de Villamadero llegan con ventaja de dos triunfos ante los Vaqueros.

Conocido en el medio del beisbol como “Chasís”, Brito Colorado actualmente dirige a los bicampeones Piratas de Villamadero, que se encuentran disputando la final de la Campechana, ante los Vaqueros de Candelaria y donde ya se apuntaron sus dos primeros éxitos. En una serie de siete a ganar cuatro.

El manejador de los filibusteros suma tres títulos, en la Temporada 2014-2015 con los Aguilas de Escárcega, 2015-2016 con los Piratas de Villamadero; la siguiente campaña no hubo Liga Estatal, pero para la temporada 2017-2018 volvió a ser campeón con Villamadero, para conseguir su tercera estrella de manera consecutiva y está a medio camino para ligar su cuarto título.

Inició su etapa de manejador como mánager-jugador en la campaña 2004- 2005 cuando el equipo se llamaba Ayuntamiento de Candelaria, tomando el lugar del panameño Byron Quiroz. Ese mismo año de su debut logró el subcampeonato.

Acumula tres títulos y tres subtítulos, siendo éstos en las temporadas 2004-2005 con Candelaria y en la 2010-2011 y 2011-2012 con el Triángulo Rojo de Seybaplaya. Bien pudiéramos decir que es una especie en peligro de extinción, pues se caracteriza por aplicar el “béisbol chiquito”, lo que le ha dado resultados.

Leonel es nativo de Pixtún, poblado que pertenece al municipio de Champotón, Campeche. Cuenta con 52 años de edad y desde hace 35 años radica en la capital campechana.

COMENZÓ TARDE

El béisbol no le pasaba por la mente, su mundo era el fútbol y todavía lo practica, en la Liga de Veteranos vespertina del Deportivo Concordia, entre semana.

Cuando tenía 20 años empezó a jugar béisbol y fue precisamente en Candelaria donde debutó en la Liga Estatal Campechana, invitado por Herminio Domínguez, quien se fijó en él y lo enroló con la novena candelarense.

Se desempeñó como tercera base y fue un gran chocador de pelota.