Campeche

MAYOR DETECCIÓN, DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO OPORTUNO EN DESARROLLO INFANTIL

La Secretaría de Salud destaca los avances del Centro Regional de Desarrollo Infantil y Estimulación Temprana (CEREDI), que al focalizar sus intervenciones en la detección y trabajo comunitario de las brigadas incluyendo actividades en materia de estimulación temprana, duplicó los logros en el presente año alcanzando siete mil 551 intervenciones básicas.

Con la finalidad de evaluar y mejorar el desarrollo de los niños en esta etapa de mayor vulnerabilidad, las consultas especializadas del CEREDI presentan incremento en el número de las atenciones, logrando seis mil 700 hasta el tercer trimestre de 2018, lapso que comprende de enero a septiembre, además de incorporar este año el servicio de odontología pediátrica.

La directora del CEREDI, Rosario Santoyo Cruz señaló que al sumar las atenciones básicas con las especializadas durante este período de análisis, hay un total de 14 mil 251 atenciones en comparación con 8,139 durante 2017, lo cual representa un aumento del 175 por ciento en la demanda de los servicios del CEREDI en 2018.

Explicó que el CEREDI es la unidad de referencia con servicios especializados en la detección, diagnóstico y planes de tratamiento en desarrollo infantil y estimulación temprana en niñas y niños menores de cinco años, y cuenta con una plantilla de 20 integrantes, siendo una de sus fortalezas la operación de dos brigadas móviles conformadas por tres integrantes (Psicólogo o fisioterapeuta, un Nutriólogo y un promotor, los cuales visitan las localidades más alejadas del Estado).

Detalló que ambas modalidades CEREDI unidad y CEREDI brigadas móviles aplican la prueba de Evaluación del Desarrollo Infantil (EDI), primera herramienta de tamizaje diseñada y validada en México para la detección temprana de problemas del neurodesarrollo.

En este sentido, hasta septiembre de 2018 se han efectuado 933 pruebas de tamizaje en desarrollo infantil, distribuidas en 42% normales, 26% en rezago y 32 % en riesgo de retraso.

Por otra parte, la prueba Battelle, consiste en un diagnóstico que se utiliza en niñas y niños mayores de 16 meses que permite determinar el cociente intelectual, donde hasta el momento se ha realizado 51 pruebas encontrando que el 70 por ciento tienen un cociente menor o igual de 79 por ciento.

De los 818 menores de cinco años ingresados de primera vez en 2017 hasta septiembre 2018, la distribución por género corresponde al 64 por ciento para el masculino y el restante 36 por ciento femenino.

Y de los 317 ingresos acumulados durante 2018 de enero a septiembre, los seis principales diagnósticos encontrados han sido por rezago, prácticas de crianza, hechos negativos con problemas familiares, trastornos específicos mixtos del desarrollo, trastornos del habla y lenguaje y trastornos generalizados del desarrollo.