tradiciones
 

Campeche y las tradiciones que se van

Por: La Redacción

En la actualidad Campeche no ha perdido sus características provincianas, vive una vida reposada y enmarcada por lugares muy disfrutables como su bellísima alameda, murallas, catedral, el pozo de la conquista, el convento de San Francisco, el Puente de los perros, el museo de arqueología.

También es un lugar muy rico en tradiciones, desafortunadamente algunas de ellas luchan por permanecer vivas, y su recuerdo ha quedado en los pobladores de mayor edad como un sueño de hace muchos años.

BAILES

Al igual que todos los que componen nuestro país, Campeche tiene un variado número de bailes. Verbenas y Carnavales en donde se bailan seguidillas, fandangos, zarabandas, caconas, pavanas, jaconas; fué lo que más gustó a la gente y tuvieron gran arraigo en Campeche.

El Pregonero
Estampa costumbrista, que representan en forma muy especial, varios personajes típicos de Campeche, en ofrecimiento de mercancía que venden por los diferentes barrios y calles; hacen que nuestra mente recuerde esta costumbre tan generalizada en toda la República y que se va perdiéndose poco a poco

La Guaranducha
Jarana de 6×8 y Habanera. Se comienza can jarana, pero con la modalidad especial del trópico en los guapacheos y zapateados. A mitad del baile, se introduce el ritmo de habanera correspondiente a la comparsa de influencia negra; en este momento las parejas de más soltura de desprenden para bailarla, mientras las corean y marcan el ritmo con palmadas. Al final, todos se incorporan al baile, terminando con la jarana

FIESTAS

Existen también un gran número de fiestas populares, que se efectuaban en los distintos barrios de Campeche en donde participaban gentes de todas las clases sociales. Estas costumbres populares sufrieron grandes transformaciones y adquirieron personalidad propia.

Carnaval

El carnaval campechano es de gran arraigo entre la población

Los colonizadores españoles los que trajeron a México la costumbre de celebrar las fiestas del Carnaval, las que se pueden considerar como las fiestas populares más antiguas de origen europeo, que cobraron notorio desarrollo y alegría, sobre todo en las ciudades costeras de nuestro país, siendo así que llega a Campeche aproximadamente en el año de 1582

Se acostumbra que por las noches, desde el sábado que precede a las carnestolendas hasta el martes siguiente, verificasen bailes, a los que, generalmente, excepción hecha del último, se acudía con disfraz.

Para la gente de entonces aquellos bandos solemnes llenos de retruécanos y alusiones chistosas, los desfiles de carruajes tirados por caballos, pasando bajo los grandes toldos que protegían del sol y en los cuales se libraban las batallas de flores, aquellas comidas con baile después de mediodía que, con la alegría reinante, inspiraba aventuras románticas o sucesos cómicos; los grandes bailes nocturnos con carnets y con ceremoniosas danzas, y el paseo de las tardes que, en medio de un espectáculo, que no pocas veces resultaba dramático, alternaba el paseo de los vehículos con el desfile de comparsas de
negros e indios, de grupos enmascarados y pintarrajeados en loca zarabanda, guerra de triquitraques lanzados en grandes cantidades, tiroteos de sargazo y con polvos de color, bestias que huían espantadas, gritería de muchachos y locuras de borrachos… con dinero y más dinero tirado en extravagancias; aquellos si eran carnavales opina la gente, hoy vieja, que antes disfrutó en los días permitidos de pagan locura.

La gente de esta otra época considera al carnaval de esos años tan buenos como los actuales, si no es que mejores, y los recuerdos, por supuesto, inigualables.

Fiesta del Cristo Negro

El festejo en honor al llamado ‘patrono’ de San Román se realiza en septiembre

Uno de los templos que más sobresale en Campeche, no sólo por su belleza arquitectónica sino por la veneración que profesan los habitantes al Santo Patrono, es la iglesia del Cristo Negro de San Román.

A esta iglesia todos los años van procesiones desde la parroquial el día de su festividad y se canta con sermón de sus alabanzas”. La imagen venerada por los habitantes fue un Cristo Negro de procedencia europea y encargado a un comerciante, que desde su arribo fue objeto de gran veneración por los fieles.

Fue tan importante el desarrollo del culto que para el siglo XVII ya estaba totalmente afianzado en la vida religiosa de Campeche.

En 1965, se festejó con rumbosas fiestas el IV Centenario del arribo del Cristo Negro a playas campechanas, pues es definitivo que su figura forma parte de la historia de Campeche.

Y es entonces que desde 1688 había orquestas, y en 1815 se celebraban movidos bailes de juventud denominados “saraos”,( fiesta de gran distinción y elegancia con música y danza.

Lo que mejor que distingue a un pueblo es su cultura y sus tradiciones, dejarlas ir, es una muerte lenta y segura a nuestro pasado.