ritual-satanico
 

Un niño de 5 años sufrió la extirpación de sus ojos durante un supuesto ritual realizado por familiares, entre ellos su mamá, en una municipalidad en las afueras de la ciudad de México, informaron el jueves autoridades estatales.

El fiscal que investiga el caso señaló que presuntamente fue la propia madre quien sacó los ojos del menor, al parecer con sus propias manos, y con la ayuda de una tía del menor que lo sostuvo.

Ocho personas permanecen detenidas, dijo en la cadena Televisa Isaac Acevedo, fiscal regional en la municipalidad de Nezahualcóyotl, en el Estado de México, que bordea la capital del país. La policía había reportado la detención de siete personas.

El subdirector operativo de la Policía de Nezahualcóyotl, Samuel Cuevas Monroy, dijo a periodistas que la abuela del niño declaró que desde el lunes había citado a sus familiares para ayunar y orar “porque el mundo se iba a acabar”.

Cuevas añadió que la mujer les había pedido que cerraran los ojos, pero el niño no lo hizo y “se los sacaron para limpiárselos”.

Hace unas semanas, en el estado norteño de Sonora, los miembros de una familia fueron acusados del asesinato de dos niños de 10 años y una mujer de 55 años durante un ritual de ofrecimiento al culto de la “Santa Muerte”.

El vocero del gobierno de Nezahualcóyotl, Fernando Chávez, dijo a The Associated Press que no se habían encontrado indicios de que la agresión contra el niño fuera un ritual al culto de la “Santa Muerte”.

El gobierno municipal dijo en un comunicado que los familiares al parecer estaban bajo efectos de alguna droga.

Policías que circulaban en una patrulla fueron requeridos por un hombre que les dijo que había un niño lesionado dentro de una vivienda.

Al entrar al lugar vieron a la madre, identificada como Carmen Ríos García, de 23 años, que abrazaba al niño, quien “no tenía glóbulos oculares”, señaló el gobierno local.

El niño fue trasladado a un hospital en Nezahualcóyotl y debido a su gravedad fue llevado por helicóptero a otro en la ciudad de México y luego por tierra a un tercer nosocomio, especializado en pediatría.

La Secretaría de Salud del gobierno de la ciudad de México señaló en un parte médico enviado a la AP que el menor se reportaba “estable pero delicado”.

El niño también presentaba mordidas en el brazo izquierdo y en la oreja derecha, además de golpes en el cuerpo.

Las autoridades dijeron que entre los detenidos se encuentran los abuelos del menor y dos hermanos de la mamá.

El fiscal dijo que el papá del pequeño no se encontraba en el lugar ni “estaba al tanto” de lo que había sucedido.