Deportes

PASE A FINAL DE COPA DEL REY SE DECIDIRÁ EN MADRID

El Real Madrid y el Barcelona lo dejaron todo para la vuelta, aunque los blancos parten con ventaja por el valor de los goles fuera de casa, y porque cerrarán la semifinal en casa, en el Bernabéu e dictará sentencia el próximo día 27, tras el empate a un gol este día.

Con una presión muy alta que sorprendió a los locales, robaban el esférico en campo contrario y creaban jugadas de peligro. Así llegó el primer disparo del encuentro. Lo intentó Kroos desde la frontal, pero Ter Stegen despejó con los puños en el 5’.

Un minuto después, y tras otro robo, llegó el tanto con el que los madridistas se fueron con ventaja a los vestuarios. Centró Vinicius Jr. al segundo palo y allí apareció Benzema. El francés le ganó la espalda a Jordi Alba, controló y sacó un pase atrás. Lucas Vázquez hizo el resto al definir con la izquierda y de primera. El partido de los visitantes estaba siendo para enmarcar. Tenían el balón y apenas sufrían peligro. Así se llegó a la media hora de juego.

A partir de ahí, y quizá debido a la exigencia física de la excelente presión del Real Madrid, los locales se hicieron con el esférico y empezaron a crear peligro, sobre todo a balón parado. Malcom sacó una falta en el 32’ y el testarazo de Rakitic terminó en el larguero de la portería de Keylor Navas. Tres minutos después remató Luis Suárez con la izquierda desde la frontal y se encontró con una bonita estirada del portero madridista como respuesta.

El Barcelona apretó en busca del empate tras el paso por los vestuarios y lo logró en el 58’. Keylor Navas estuvo más rápido que Jordi Alba en un balón largo y Luis Suárez disparó al poste tras el rechazo. El balón cayó en los pies de Malcom, que lo llevó a la red. El Real Madrid intentó adelantar líneas con el gol y recuperar la presión alta. Solari dio entrada en el 64’ a Casemiro y Bale en lugar de Llorente, que se marchó lesionado, y Vinicius Jr.

El encuentro se transformó en un ir y venir constante, aunque apenas se crearon ocasiones. La más clara la tuvieron los blancos en el 81’. Despejó Ter Stegen y el balón cayó a los pies de Benzema, que se lo entregó a Bale. El galés, sin el portero local entre los tres palos, estrelló el esférico en un defensa local en su remate. Cuatro minutos más tarde sacó Kroos una falta y el remate de cabeza de Casemirono encontró portería por muy poco. La semifinal se decidirá en el Bernabéu.