Tecnología

PERSONAS ALTAS, CON MÁS RIESGOS DE PADECER CÁNCER

Un nuevo estudio demuestra que las personas altas podrían tener más riesgo de padecer cáncer debido a que al ser más grandes, tienen más células en sus cuerpos que pueden mutar y volverse cancerígenas.

Estas células pueden tener mutaciones peligrosas que produzcan enfermedades. El estudio verifica la relación existente entre ser alto y desarrollar algún tipo de cáncer, y que por cada 10 cm más de altura el riesgo de padecer cáncer aumenta igualmente en un 10 por ciento.

Igualmente en los perros de razas más corpulentas, estos también tienen un mayor riesgo de padecer ciertas enfermedades que los más pequeños.

Las hormonas del crecimiento también pueden ser importantes tanto para determinar la estatura de las personas como para el cáncer, así como otras circunstancias que nos rodean, como nuestra alimentación durante la infancia que puede ser otra causa de enfermedades a largo plazo.

El profesor de biología en la Universidad de California en Riverside Leonard Nunney explica que “una de las principales hipótesis fue que algo estaba sucediendo en la vida temprana que hacía que las células fueran más susceptibles al cáncer y, por cierto, causaba que fuera alto”.

Es decir, según Nunney y su investigación, el tamaño de las personas importa para determinar su riesgo de padecer cáncer, así como la cantidad de células que hay en cada cuerpo, ya que a más células siempre habrá una mayor probabilidad de que se produzcan mutaciones peligrosas.

La investigación se centra en demostrar cómo se desarrolla el cáncer, según las células que mutan durante nuestra vida en nuestros cuerpos. Por tanto estos resultados concuerdan los datos de cáncer, ya que por cada 10 cm de aumento de altura en las mujeres se produce un 13% de aumento del riesgo de padecer cáncer, y un aumento del 11 por ciento por cada 10 cm en los hombres.

Este estudio ha demostrado por tanto un aumento del riesgo en 18 de los 23 cánceres en relación con la altura, y en aquellos tipos de cáncer en que no se puede demostrar la relación se debe a que en ellos el efecto de la altura se oculta debido a otros factores como el VPH (virus del papiloma humano) en el cáncer cervical.

Nunney también ha explicado que la cantidad de células es importante “ya sea que provengan de una mejor dieta o por el hecho de que tus padres sean altos no importa”, y que estas diferencias de altura explican por qué los hombres tienen más riesgos de tener diversos tipos de cáncer más que las mujeres.

En relación con el melanoma por cáncer de piel, el vínculo entre la altura y la causa de cáncer es mucho mayor, que según Nunney podría deberse a que los niveles de la hormona de crecimiento IGF-1 son más altos.

Otros científicos como por ejemplo la profesora Dorothy Bennett, directora del Instituto de Investigación de Ciencias Moleculares y Clínicas de la Universidad de Londres de St George’s, han afirmado su conformidad con este estudio pero recalca que Nunney hace ciertas suposiciones en los cálculos del estudio, por tanto no debemos olvidar que los datos no son estrictamente proporciones directas entre altura y cáncer.

Es decir, la relación entre la altura y el desarrollo de células cancerígenas no se puede tomar como una regla inamovible. Como afirma Georgina Hill, de Cancer Research UK, “una serie de estudios a lo largo de los años han demostrado que las personas más altas parecen tener un riesgo ligeramente mayor de cáncer. Pero el aumento en el riesgo es pequeño y hay muchas cosas que puede hacer para reducir el riesgo de desarrollar cáncer, como no fumar y mantener un peso saludable”.

Por tanto la altura puede ser un factor de mayor riesgo para padecer cáncer, pero siempre se pueden poner remedios como una dieta saludable y una vida activa para paliar este riesgo.