Tecnología

POR PRIMERA VEZ, ENCUENTRAN AGUA EN ASTEROIDE

Hay muchas teorías sobre por qué la Tierra tienen tanta agua, pero una de las más aceptadas es que fue transportada por asteroides que se estrellaron contra nuestro planeta en sus primeros millones de años de vida. El agua fue vital para la formación de los primeros organismos unicelulares, los primeros seres vivos de los que desciende toda la vida actual.

Ahora, una investigación de la Universidad Estatal de Arizona ha respaldado esa teoría, con el primer descubrimiento de agua en un asteroide. En concreto, los investigadores encontraron moléculas de piroxeno, un mineral que se suele encontrar en reservas de agua. Aunque las muestras eran diminutas, se pudo medir la cantidad de agua contenidas en estas moléculas.

No es la primera vez que se encuentran pruebas de que hay asteroides con agua. No hace mucho, la sonda OSIRIS-REx usó sus instrumentos para analizar el satélite Bennu y encontrar indicios de agua en depósitos en su superficie. Sin embargo, es la primera vez que los científicos encuentran agua directamente en muestras de un asteroide y no a distancia usando instrumentos de radio.

Este logro no se hubiera conseguido sin la sonda japonesa Hayabusa, que pudo obtener muestras del satélite Itokawa y enviarlas a la Tierra. En un principio no se esperaba buscar agua en estas muestras, pero los científicos de Arizona lo propusieron para esclarecer el papel de los meteoritos en la aparición de agua en la Tierra.

La conclusión es que asteroides como Itokawa son responsables de al menos la mitad del agua que hay en la tierra. La lógica es que, aunque los científicos solo encontraron piroxeno en dos de las cinco muestras comprobadas, las condiciones en el espacio habrán eliminado prácticamente toda la presencia de agua en el asteroide. Se calcula que el Itokawa habría tenido entre 698 y 988 partes de agua por millón, después de tener en cuenta la pérdida de agua por impactos y aumentos de temperatura.

Este descubrimiento pone a los asteroides de este tipo como un objetivo primario para la investigación. Afortunadamente, no han esperado a ello, y la Hayabusa-2 ya obtuvo nuevas muestras de otro asteroide; en su caso, disparando contra su superficie y obteniendo muestras más profundas.

Comentarios de Facebook