Internacional

A una semana del terremoto en Haití aún hay zonas apartadas que no reciben ayuda

Varias zonas de difícil acceso en Haití siguen a la espera de la llegada de ayuda humanitaria. Sin embargo, la carencia de carreteras y la imposibilidad de transitar los caminos existentes complican la logística de la entrada de suministros. La falta de infraestructura es solo una de los problemas a los que se enfrentaba el país y que se han agudizado después del terremoto. 

“No hemos recibido nada. Ninguna autoridad viene a ayudarnos. No tenemos agua, ni comida, ni vivienda. Tenemos muchas necesidades porque somos muy vulnerables”, le comunicó Antoine Marc-Arthur, un habitante de la comunidad de Gorjette. 

Como él, muchos pobladores de distintas comunidades aisladas en la isla siguen a la espera de ayuda humanitaria más de una semana después del sismo que cobró la vida de al menos 2.207 personas, dejó 12.268 heridos 344 desaparecidos. 

La isla cuenta con una infraestructura vial precaria que ha complicado la labor humanitaria. A la difícil orografía del país y a la falta de carreteras se le suma las condiciones de inseguridad de ciertos sectores. 

Gorjette es una de esas zonas que permanecen incomunicadas con el resto del país. Sus habitantes instalaron un campamento junto a la escuela del lugar, en donde han acogido a las personas que se quedaron sin sus viviendas por el terremoto. 

Allí 200 personas viven en estado crítico y, según dicen, la gente de la zona no se sabe “por cuánto tiempo ni qué van a comer”.  

Las autoridades calculan que el 40 % de la población, es decir, cerca de 684.000 personas de la isla, necesitan ayuda humanitaria urgente.  

Comentarios de Facebook