Deportes

BARCELONA APLASTA AL CELTA: 6-0

Lionel Messi y Jordi Alba es probablemente la pareja más en forma del fútbol mundial, y lo demostró este jueves al destrozar al Celta de Vigo en una primera media hora estelar y clasificó, por la vía rápida 5-0, al Barcelona para los cuartos de final de la Copa del Rey.

Desde el silbatazo inicial Barcelona se mostró decidido. Valverde ya avisó en la víspera de que sus hombres no especularían ni un segundo con el 1-1 de la ida y, si en Balaídos dio descanso a la primera unidad, esta noche puso a toda la artillería sobre el césped del Camp Nou.

A los quince minutos, los azulgranas ya mandaban por 2-0. En el primero, Jordi Alba controló un genial pase de cuchara de Iniesta para cedérsela a Messi, que remataba cruzado y mordido haciendo inútil la estirada de Sergio. Un calco al gol del Levante del último partido de Liga.

El segundo fue un ‘tuya-mía’ entre ambos que finalizó con otro remate sutil de primeras del ‘crack’ de Rosario. Séptima asistencia de Alba a Messi en lo que va de temporada.

El internacional argentino devolvió a su compañero el favor en el tercero, habilitándole con un pase en profundidad que el lateral de Hospitalet cazó tirándose al suelo y rebañando el balón a gol para sorpresa de Sergio.

La siguiente ofensiva azulgrana acabó en el 4-0, que marcó Luis Suárez tras aprovechar un error defensivo de Pione Sisto. El partido acaba de superar la media hora y la eliminatoria estaba resuelta para los azulgranas con un autoridad incontestable.

Rendido ante el “baile”, el técnico del Celta sentó a Iago Aspas y a Wass al descanso, en un claro mensaje de que había decidido firmar su capitulación antes de que empezara la segunda parte.

Valverde, en cambio, optó por cambiar a Messi a la hora de juego, para que el Camp Nou le rindiera merecida pleitesía. El ’10’, relevado por Dembéle, volvió a ser, por enésima vez, el hombre el partido.

Poco después, el Celta, que acabó el partido sin ver si quiera una tarjeta amarilla, llegó por primera y única vez a las inmediaciones de Cillessen. Pero cuando Maxi Gómez ya había sentado a Vermaelen y se disponía a batir al meta holandés, apareció Semedo para evitar el gol.

Aunque fue Dembélé el gran animador de la recta final del choque. El público tenía ganas de disfrutar del francés y éste confirmó que la lesión ya está olvidada y que puede ofrecer grandes noches de fútbol vistiendo la camiseta azulgrana.

Suyo fue el saque de esquina que cabeceó, libre de marca, Rakitic, para hacer el 5-0, a falta de tres minutos para el final. El Barça encadena ya 28 partidos sin perder y Valverde escuchó por primera vez al Camp Nou corear su nombre.