Tecnología

El escudo vital para la vida en la Tierra se está debilitando: expertos

El campo magnético de la Tierra, ese escudo natural terrestre vital para la vida en nuestro planeta, ya que nos protege de la radiación cósmica y las partículas cargadas emitidas por el sol, se está debilitando.

Los científicos han observado una gran región de intensidad magnética reducida entre África y América del Sur, llamada Anomalía del Atlántico Sur, y ha formado un centro de intensidad mínima en solo cinco años.

Eso los ha llevado a especular que el debilitamiento es una señal de que la Tierra se dirige hacia una inversión de polos, que es cuando los polos norte y sur cambian de lugar, y la última vez que esto ocurrió fue hace 780.000 años. La anomalía está causando estragos en los satélites y otras naves espaciales que vuelan por el área, ya que muchos están experimentando fallas técnicas.

El campo debilitado ha estado en el radar de los expertos durante años: saben que ha perdido el nueve por ciento de su intensidad en los últimos 200 años. Sin embargo, recientemente se ha desarrollado un área de debilidad aún mayor entre África y América del Sur. La Agencia Espacial Europea (ESA) afirma que esto no es motivo de alarma, y ​​agrega que “la disminución de la intensidad en el Atlántico Sur que ocurre ahora está dentro de lo que se considera niveles normales de fluctuaciones”.

De acuerdo a los científicos, el mayor impacto de la inversión de un campo magnético será en pájaros, tortugas y otras criaturas que usan el campo para navegar. En el continente americano el norte en una brújula apuntará a la Antártida en lugar de Canadá.

Sin embargo, el equipo dice que la anomalía no es una razón para hacer sonar la alarma, aunque los satélites y las naves espaciales que vuelan en el área debilitada pueden experimentar fallas técnicas.

El investigador principal Phil Livermore, profesor asociado de geofísica en la Universidad de Leeds, dijo: ‘Nunca antes habíamos visto algo así. Nuestras predicciones son que el polo seguirá avanzando hacia Siberia, pero pronosticar el futuro es un desafío y no podemos estar seguros”, aseguró a Live Science.

Comentarios de Facebook