Internacional

Vaticano celebra Domingo de Ramos a puertas cerradas

Con una Basílica de San Pedro vacía, el papa Francisco inició los ritos de la Semana Santa con la celebración litúrgica de un Domingo de Ramos especial.

El papa estuvo acompañado de un reducido grupo de religiosos, que respetaron en todo momento la distancia de seguridad.

“El drama que estamos atravesando nos obliga a tomar en serio lo que cuenta, a no perdernos en cosas insignificantes, a redescubrir que la vida no sirve, si no se sirve. Porque la vida se mide desde el amor. De este modo, en casa, en estos días santos pongámonos ante el Crucificado, que es la medida del amor que Dios nos tiene”, manifestó Francisco en su homilía.

“Cuando nos sintamos entre la espada y la pared, cuando nos encontremos en un callejón sin salida, sin luz y sin escapatoria, cuando parezca que ni siquiera Dios responde, recordemos que no estamos solos”, indicó.

“Hoy, en el drama de la pandemia, ante tantas certezas que se desmoronan, frente a tantas expectativas traicionadas, con el sentimiento de abandono que nos oprime el corazón, Jesús nos dice a cada uno: ‘Ánimo, abre el corazón a mi amor. Sentirás el consuelo de Dios, que te sostiene'”.

Comentarios de Facebook