Deportes

Diablos Rojos cumple 80 años de fundado

Este 2020 se cumplen 80 años de vida de los Diablos Rojos como miembro de la Liga Mexicana de Béisbol, en las que llevan 9,415 juegos de temporada regular, de los cuales 5,271 son triunfos por 4,089 derrotas con 55 empates, sin incluir play-off ni Series Finales.

Los pingos han ganado 16 campeonatos, y tienen el récord de más años consecutivos calificando a la postemporada con 33 apariciones ininterrumpidas de de 1983 al 2015.

Una historia que han escrito ocho presidentes entre ellos el más exitoso y comprometido con la organización, Alfredo Harp Helú, más de 35 managers y cientos de jugadores. Unos apenas llegaron a diablitos, otros a Diablos, los menos a Más Diablos.

Figuras como Ernesto Carmona, más la contribución personal de grandes estrategas que han desfilado por el cajón de coach de la tercera base como el inolvidable Benjamín “Cananea” Reyes, Lázaro Salazar, Tomás Herrera, José Guerrero, Wilfredo Calviño, Winston Llenas, Guillermo Garibay, Marco Antonio Vázquez, Tim Johnson,  a los que se suma el último bicampeón, Bernardo Tatis, Roberto Kelly, Daniel Fernández, Miguel Ojeda, José Luis “el borrego” Sandoval y Víctor Bojórquez entre otras grandes figuras.

¿QUIÉN BAUTIZÓ A LOS ROJOS COMO DIABLOS?

Casi desde la primera temporada del club escarlata sonaba en los medios de comunicación y en las tribunas el mote de los “Diablos Rojos”, pero con su peculiar estilo, el inolvidable Basilio “Brujo” Rosell, muchas veces en las amenas charlas en la cafetería del parque del Seguro Social, y el inmortal de Salón de la Fama, Tomás Morales, en su libro La Historia de Dos Fenómenos del Beisbol, platicó cómo hizo popular este nombre de batalla.

“Fue un partido inolvidable de la Temporada de 1942 cuando los queridos Rojos del México fueron llamados Diablos por vez primera y fue el Brujo Rosell quien los bautizó”.

Un partido en el parque Delta que el Monterrey con Lázaro Salazar de manager ganaban por 13-7 al llegar a la novena entrada. El Delta estaba abarrotado de aficionados y por esos días los jugadores americanos Theolic Smith y Quincy Trouppe, estaban entusiasmando a la fanaticada.

Y en el cierre del noveno episodio los Rojos entraron aún más en el corazón de los aficionados que los habían recibido con los brazos abiertos desde su nacimiento en 1940.

En ese partidazo que perdían 13-7, los Rojos anotaron siete carreras en su última oportunidad para terminar ganando 14-13 el dramático partido. El juego fue tan emocionante que, en pleno pandemónium, el Brujo comentó: “Estos Rojos pelean como diablos”.

Comentarios de Facebook