Deportes

Festejo inédito del Saprissa tras coronarse en Costa Rica

¿Se imaginan ganar el trofeo de campeón y no poder celebrar meses de esfuerzo, sacrificios y ni siquiera poder tocar la copa? Pues eso fue lo que le pasó la noche del lunes pasado al Club Saprissa de Costa Rica, que se proclamó campeón de la liga tica al ganar el Torneo de Clausura 2020, pero debido al estricto protocolo los jugadores no pudieron abrazarse ni besar el anhelado trofeo.

La conquista del título 35 para el club más ganador en la historia del fútbol de Costa Rica tiene un sabor especial, pues es el primer campeón de fútbol que se corona en el continente americano tras el paro provocado por la pandemia del covid-19.

Cuando Christian Bolaños, capitán del Saprissa alzó el trofeo, dio inicio una nueva forma de celebración en tiempos de pandemia. No hubo abrazos eufóricos, gritos, hurras, ni besos al trofeo conquistado. En las imágenes que circularon y en la transmisión por televisión se observó la formación de los jugadores a lo largo del templete, guardando la sana distancia.

Bolaños, de 36 años de edad, además fue el campeón goleador del certamen con 18 anotaciones y fue al único jugador que le fue permitido tocar la copa para que la alzara de forma simbólica. El resto de sus compañeros de equipo se tuvo que conformar con tomarse la clásica foto de recuerdo.

En la premiación cada jugador salió con mascarilla, tomó su medalla de una mesa, se la colgó en el cuello y se ubicó a dos metros de distancia uno de otro a la espera que Bolaños recogiera el gallardete. Luego que alzó el trofeo, éste fue colocado en una vitrina y nadie más la pudo tocar.

El Saprissa se convirtió en el club más ganador de Costa Rica con 35 títulos caseros, superando al Alajuelense y al Herediano que se quedaron con 29 y 28 títulos.

Comentarios de Facebook