Nacional

Delincuentes drogan a sus víctimas en bares y antros

En bares y centros nocturnos se cometen diversos delitos con la utilización de una sustancia psicoactiva, conocida cómo escopolamina o burundanga que inhibe el sistema nervioso; es decir, las víctimas pierden todo poder de decisión y quedan a merced de los delincuentes.

Esta droga es una sustancia incolora e insípida que se administra vía oral o cutánea que se puede impregnar en un periódico, una servilleta, con un abrazo, un beso, oliendo un pañuelo, un soplido o manejando un billete, dulces, chocolates, refrescos, café o licor y cigarro.

Exhortan a tomar todas las precauciones ya que el modo de operar de esta red de delincuentes que incluyen bármanes, meseros, hostess y taxistas, es utilizar esta droga proveniente de Sudamérica de manera natural o sintética para cometer sus delitos, con el auspicio de la propia víctima.

En algunos centros nocturnos y bares de la Ciudad de México, Jalisco, Quintana Roo, Yucatán, Colima, Baja California, Baja California Sur, Oaxaca y otros destinos turísticos, opera una célula delincuencial que incluye bármanes, incluyen meseros, hostess y taxistas que se dedican a robar las cuentas bancarias de sus víctimas, claves de acceso de cuentas bancarias, correos electrónicos y los accesos a sus perfiles de seguridad social para hacer una suplantación de identidad para solicitar préstamos o compra de productos en línea.

En el caso de las mujeres, es muy común la violación por uno o más delincuentes, quienes graban los encuentros “consensuados” para la venta de los videos, como material pornográfico casero.

Comentarios de Facebook